Globos.es - Vuelos en Huesca
974 300 300 - 674 300 300
info@globos.es
Abrir menu

Loarre, un pequeño municipio aragonés ubicado en la provincia de Huesca, justo en la denominada Hoya de Huesca, se ha definido a sí misma como un destino idóneo para el turismo de montaña y rural merced a su privilegiado entorno. El patrimonio que podemos admirar entre sus calles es modesto, pero con una fuerte ambientación histórica, pudiendo visitar tanto su Iglesia parroquial como su ermita o la casona que alberga al propio Consistorio, aunque su mayor monumento es -sin lugar a dudas- el Castillo de Loarre.

Desde globos.es, hemos añadido este fantástico municipio entre nuestros destinos de vuelo, para deleite de quienes suban en nuestros globos aerostáticos en románticos vuelos de pareja, en grupos de amigos, o incluso de forma individual. En cualquier caso, sentirás una experiencia única al volar en globo, atesorando el firme deseo de querer repetir de nuevo.

El vuelo en Loarre, una nueva experiencia

Si Loarre ostenta ya por sí un entorno precioso de recorrer, al hacerlo en pleno vuelo y -por lo tanto- a vista de pájaro, se abren nuevos ángulos y horizontes que nunca imaginarías.

Poder admirar el legendario Castillo de Loarre desde las alturas transmite esa sensación de grandeza y majestuosidad al tener una perspectiva mucho más amplia en relación al amplio horizonte que se tendrá como enfoque. Podrás palpar con tu sentido de la vista toda la belleza que los montes y prados de Loarre aloja, encandilándote a cada ascensión y descenso que se efectúe.

Sentir cómo el globo abandona el suelo de forma suave, casi mágica, para iniciar su sendero aéreo según la brisa dictamine evoca una libertad única. Es como estar mirando al mundo desde un balcón privilegiado ubicado en las nubes que el piloto gobernará según las corrientes que vayan aconteciendo. Ascensos y descensos, cambios de rumbo, y multitud de puntos de vista se aglutinarán en momentos que siempre recordarás.

Desde arriba, al estar montado en una barquilla estable y en un vuelo relajado, el tiempo de abajo se paraliza. Todo transita de forma mucho más lenta, como si fuéramos dueños del tiempo, mientras disfrutamos de unas vistas inolvidables.

Por último, mencionar también el aterrizaje, uno de los instantes más emocionantes del vuelo en globo, sobre todo al sentir cómo la barquilla va acercándose al suelo de forma grácil hasta tomar tierra.

No lo dudes y planea un vuelo a Loarre, ya sea con amigos o con tu pareja, y disfruta de un destino muy especial pero desde un punto de vista distinto al habitual: desde los cielos.